Periodistas de ¿prestigio?

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Coqueta el Jue Mayo 04, 2017 11:18 pm

Abro hilo para comentar sobre esos (poco) profesionales que con su falta de rigor, incultura o partidismo denigran la bonita profesión de periodista.
avatar
Coqueta
Moderador
Moderador

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 15/03/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 04, 2017 11:48 pm

Por ejemplo, una tal María Fidalgo, que no es periodista, sino profe de instituto, experta en modas (no hay más que verla cómo va vestida para comprobar que es cierto), experta en el noble arte pictórico. experta en dar lecciones de protocolo, comportamiento y saber vestir a la reina Letizia (el arrimarle la teta o restregársela a todo caballero al que se acerca es lo primero que cualquier reina, marquesa, duquesa o embajadora diplomática debe aprender), experta en todo lo que ella diga porque su melena color estropajo lo vale y experta en autoalabanzas.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 05, 2017 9:37 am

Subo un artículo de la helipollas de la barbie Fidalga profa de FP. Que vergüenza para sus alumnos de tuberos 1, carnes 2 o panaderos 3   :axesmiley:  :axesmiley:  :axesmiley:  :axesmiley:


Letizia: un sexy camisón, un payaso en su entrepierna y otros dislates
Tras dar la campanada en el Teatro Real, la reina española vuelve a mostrarse sexy como una it girl vistiendo lencería y un traje con un enigmático payaso entre sus muslos.

23 de octubre de 2016 (14:02 h.)
TAGS: LETIZIA SEXY CAMISON PAYASO ENTREPIERNA DISLATES
Letizia: un sexy camisón, un payaso en su entrepierna y otros dislates 660   t  0  0  m    
FIRMA
María Fidalgo Casares
María Fidalgo Casares

Escritora, investigadora, analista social y crítica de arte, es doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, Colaboradora de prensa y radio. Escribe en MUNDIARIO.

La reina en Oviedo. / LNE
La reina en Oviedo. / LNE
El entorno de la reina Letizia ha filtrado recientemente que le incomoda que la prensa hable de sus vestidos o peinados y no de su trabajo, algo que sí es cierto demostraría que o bien su inteligencia es bastante limitada  o directamente les está tomando el pelo, porque Letizia no da tregua… Cuando lleva un tiempo con cierta contención parece que no lo puede resistir y tiene que dar la campanada y aparecer como aquella chica de los 80 “Busco a Jacques”.  Este verano, tras su tremendo debut con el estilismo olímpico y su primera y surrealista salida veraniega, como dimos buena cuenta en nuestros exitosos artículos de MUNDIARIO –Estupefacción ante el primer look de Letizia en Palma: ¿un 'amiplín' como lema de vida?–, parece que templó su ánimo y nos dio unos meses sin sobresaltos.

PUBLICIDAD

En su viaje a Estados Unidos superó con creces el aprobado.  Nada que señalar más que alguna comparecencia que otra  con sus desafortunados e impropios brazos al aire. Algo que hace años que  sólo nosotros comentábamos en MUNDIARIO y que se ha generalizado en casi todas los crónicas. Pero  comenzó el otoño abriendo una jornada operística en el Teatro Real con uno de sus ya sonados habituales amiplines.





Teatro Real, un nuevo amiplín  

Se trataba de una  gala en la que la invitación claramente estipulaba que las damas deberían llevar traje largo. Y quien marca el protocolo en el vestir es la persona de mayor rango, por lo tanto la reina. Pues ni caso, se saltó a la torera la invitación, el protocolo y el rango, y apareció con un vestido no sólo corto, sino cortísimo y enseñando los muslos a través de unas aberturas en el guipur  con excitantes transparencias completamente fuera de lugar para el espacio al que iba destinado y aún más en su condición de reina.

Junto a los muslos insinuantes a través del encaje negro, un generoso escote en v que dejaba  vislumbrar en cada movimiento una exageradas prótesis siliconiles para su complexión raquítica,  Beatriz MIranda en El Mundo  sugiere que se ha retocado el pecho, que  ya se había operado cuando era periodista, pero que tras la maternidad necesitaba una puesta a punto.

Y junto al imposible modelo, toda la parafernalia que suele acompañar sus looks, maquillajes excesivos, pestañas postizas cual gatita fifí, labios de rouge potente… En fin, casi todo impropio de una señora elegante. Pura provocación. Por detrás, un escote triangular dejaba su espalda y omóplatos al aire y llevaba la cremallera a la vista que terminaba donde la espalda pierde su casto nombre.

Premios Princesa de Asturias

Repasando los años en los que ha comparecido  en los Premios asturianos desde que se casó, se ha visto la gran evolución no sólo física, sino en sus actitudes y elección de modelos.

En el concierto de la orquesta de la Fundación, la audiencia con los galardonados, la visita al pueblo ejemplar de Asturias y la entrega de los galardones,  los estilismos de Letizia se han convertido una vez más en uno de los temas estrella.

Un camisón  sexy para un concierto

Acudía al tradicional concierto de nuevo, peinada cual actriz de los 40. Se despojó al entrar de una capa negra de vampira para dar la campanada, tiesa como una vara  con un traje del atelier de Varela, de la colección Minimal Opulence. Llamarle traje es mucho suponer, pues era en toda regla  un atuendo de lencería fina,  aunque los medios cortesanos bautizaran eufemísticamente lingerie o slip dress.  Disimulado por el caro cinturón de flores de cristal, era un ceñidísimo vestido-camisón  en punto negro con opulente escote  que vislumbraba el inicio de sus prótesis. Un seductor camisón que en una actriz  veinteañera hubiera quedado gracioso.  Nos reservamos por eso de la ley mordaza lo que parecía la reina, pero podemos apuntar que un conocido comunicador lo llamó "todo un numerito exhibicionista".

Por lo visto el vestido lencero es la tendencia en alza esta temporada, y ya sabemos que Letizia a veces se muestra como una fashion victim…  pero curiosamente siempre que le ciña y le deje enseñar. Dudamos mucho que si volviera la moda parchís, el plano total o los bombachos, los llevara.

Al margen de lo inadecuado del vestido para la  estación, ocasión y para su cargo, para más inri la camisetilla- enagua  rondaba los 1.000 y el  estilismo global  los 2.000 euros, sumando solo zapatos, vestido y cartera. Eso sin contar con las carísimas joyas de las que desconocemos su valor. Y todo esto para ir en salto de cama.

La panorámica del patio de butacas demostraba que  el resto de las  invitadas habían optado por vestidos cocktail de hombros cubiertos y trajes de chaqueta. Ella dando la nota, nunca mejor dicho en un concierto.



l


Cuando quiere, bien sabe hacer las cosas

​La mañana siguiente, doña Letizia mostró un nuevo 'look' para la recepción de los galardonados: un  precioso diseño de CH Carolina Herrera de  línea entallada  con estampado de hojas otoñales en tonos rojizos.  Aunque se  le veía con  una melenita de cuatro pelos, fue su mejor elección. Lo que quiere decir que, cuando quiere, bien sabe hacer las cosas.

Para la alfombra azul del Teatro Campoamor después del camisón parecía que  nada podría ser peor. Con las bajas temperaturas de Oviedo, era imposible encontrar a alguien con manga corta. Pues ¿lo dudan? Cómo no, ella apareció sin mangas luciendo sus brazos de halterofílica liliputiense, huesudos y tendonosos.

En un primer momento parecía que  mejoró  el look. Un vestido muy en su línea, muy estrecho y con bordados a mano sobre tul invisible con hilo de metal negro y lágrimas de cristal de Swarovski negros. Este tipo de bordados los ha llevado muchas veces: el problema es que esta vez eran sobre fondo nude y de lejos hacía el efecto de ir desnuda, de no llevar nada debajo de los dibujos que asemejaban hormigas.

¿Un guiño de Varela a los actuales payasos asesinos?

Pero eso no fue lo peor,  sino algo alucinante como se puede comprobar: un divertido foro de opinión descubría extrañas imágenes de payasos asesinos en el bordado. ¿Un guiño de Varela a los actuales payasos asesinos porque Letizia le quiso liquidar hace unos meses?



payaso
Curioso vestido de Letizia.


Además el rostro del payaso reposaba en la parte pudenda  de su anatomía. Acompañaban al modelo del clown unos pendientes de diamantes negros de la firma De Grisogono valorados en una cifra sonrojante que supera las 5 cifras.

Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias

Vayamos al Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias. Cuando realiza estas visitas a los pueblos ejemplares suele abandonar el look vedette pero tampoco atina. Este año ha elegido un abrigo de  Marcos Luengo pero que parecía una bata de casa con las costuras por fuera. Sorprende que le entren los calores para los actos de noche y tenga que  ir escotada y brazos al aire y en cambio aquí al mediodía con abrigo de lana. Aquí hace todo el repertorio de caras de entusiasmo exageradas, exaltando esa asturianía de atrezzo que nos vendieron cuando se prometió. ¿Ah, y para el pueblecillo una melena llena de extensiones?

Tan impactante o más fue el estilismo de la madre Rocasolano, cual madre de la artista lucía un Felipe Varela. La enfermera sindicalista apareció con kilos de pintura, dos piezas de negro con lentejuelas plateadas, dalda ceñida también con transparencias marcando trasero y longitud cortísima para una mujer en camino de ser septuagenaria. De cara, irreconocible. El público de broma le llamaba guapa, y ella debió creerse que iba en serio. Dejaba el muslo al aire al sentarse.

Qué lejos de aquella sindicalista que era el terror de los hospitales de Oviedo y que se instaló en un pisito de la periferia madrileña con su marido antenista... Hoy, en una Fundación, distinguida con un premio solidario, viviendo en el Madrid de los Austrias y aposentos en Zarzuela, a la que acude con chófer y un nuevo look producto de la cirugía. Flaco favor le hace al sindicalismo… Es decir cuando se es fea y pobre hay que luchar por los derechos de los trabajadores, pero cuando hay pasta, ni fea, ni pobre, nuevos dientes, nuevos pechos y se veranea con los joyeros Tous. Mucha coherencia no hay. A raíz de las obvias operaciones a las que se ha sometido, Beatriz Miranda comenta en El Mundo que si la Reina y su madre comparten confidencias y ropa, ¿por qué no compartir también médico?



Paloma Rocasolano
La madre de la reina. / RR SS


La ausencia de Leonor

Ha sido imperdonable la incomparecencia de Leonor en los Premios que llevan su nombre. La monarquía para su supervivencia tiene que generar afección en el pueblo, y los niños son un gran reclamo. Es cierto que se hubiera aburrido, pero podrían haberla llevado al paseo por el pueblo ejemplar por lo menos.

Aunque parece imposible, algunas voces hablan de que Letizia quiere el protagonsimo para ella y Leonor sin duda se lo robaría. Argumentan por ejemplo el inconcebible capítulo de la comunión en el que se puso unos zapatos imposibles para centrar la atención y ningunearan a la niña que hacía la comunión vestida de colegiala manga, algo que comentamos en Diez paradojas de la primera comunión eclipsada por los inconcebibles zapatos de Letizia.



Una asturianía impostada
Letizia cuando llega a Asturias es tan expresiva que raya la sobreactuación… Se esfuerza en exhibir la emoción que le embarga en su tierra impostada. Hoy se sabe que eso de la asturianía fue un adorno cuando se presentó como prometida, porque la realidad es que es una chica de la periferia madrileña, en la que se crió y vivió casi toda su vida hasta que se casó. Incluso hasta adquirió vivienda allí. Pero claro, su adscripción de extrarradio capitalino para una futura princesa parece que tenía poco glamour…  y la asturianía  le venía como anillo al dedo, dado el hermosísimo título que  ostentaría: Princesa de Asturias. Porque las profundas raíces asturianas que tanto parangonaron en sus primeras comparecencias no eran tales, que queda claro si nos atenemos a sus ancestros y vínculos personales...  -que es a lo que hay que atenerse cuando hablamos de raíces-. Sus abuelos maternos, Francisco y Enriqueta y su madre son del barrio de Prosperidad de Madrid y de una barriada de Alicante. Su abuela paterna, Menchu, la locutora, proviene de la Aldea de San Miguel, denominado coloquialmente como La Aldeílla en Valladolid, lugar en el que veranearon de niñas Letizia y sus hermanas. Cuando conocimos a Menchu vivía en una casita en las bucólicas montañas de Asturias de reciente adquisición, pero en cuanto enviudó a la primera de cambio se mudó a La Zarzuela y después a la soleada Marbella… Y con respecto a su abuelo paterno y el único asturiano de verdad de toda la parentela, José Luis Ortiz, resulta que según muchos testimonios posiblemente no era su abuelo biológico ya que su padre habría sido supuestamente concebido de una relación premarital y nacería en 1949, sólo algunos meses después de contraer matrimonio y es reconocido y criado por José Luis.
La Reina Letizia nació y vivió con sus padres su infancia en Asturias  pero nunca máis… Y es muy clarificador señalar que cuando se promete al que era entonces Príncipe no tenían vivienda en el Principado ni su padre, ni su madre, ninguna de sus dos hermanas, ni ella…  ni proyectos de comprarla  A día de hoy, años ha de la boda, siguen sin adquirirla. Y para los norteños el sentimiento de la propiedad es casi una necesidad, existencial y si no que nos lo digan a los gallegos: "galego sin casa non é de fiar". Otro dato capital ese que  para las bodas se suele elegir la tierra  de la novia. En el caso de Felipe razones de estado obligaron a que fuera en Madrid. Pero es que Letizia ya se había casado antes. ¿Y fue en Asturias? No... fue en Almendralejo, gran villa pacense a centenas de kilómetros de la verde Asturias, porque tales vínculos han sido una recreación posterior.


Sexy, atrevida, agresiva, arriesgada, seductora, provocadora...
Los periódicos locales ovetenses hicieron su particular encuesta de elegancias y barrió la reina Sofía quedando Letiizia en un discreto cuarto puesto. Es decir, de nada le sirvieron los aspavientos de esa asturianía impostada. Su elección sólo  consiguió  que los medios le dedicaran epítetos tan "reales" como sexy, atrevida, agresiva, arriesgada, seductora, provocadora... El pueblo prefirió a una reina casi octogenaria  leal a su imagen, vestida con empaque, digna para la ocasión. Una profesional que es una reina y lo parece... ¿Algún día Letizia se dará cuenta de que ese es su camino y no obregonizarse hasta el hastío? Desesperaditos nos tiene a algunos. Otros están encantados porque no les temblará el pulso si llegan a desposeerla de esos privilegios que tan poco valora, eximiéndose de cumplir con su deber en aras de un lucimiento personal totalmente inconveniente y contraproducente para los tiempos que corren en España.

Algo más peliagudo de comentar son las relaciones de la reina Letizia con su suegra la reina Sofía. Este año se comentó que la reina Sofía  no ha disimulado la poca empatía con Letizia Ortiz. No olvidemos que hace poco filtró a través de Pilar Eyre que había sido apartada de sus nietas en beneficio de su consuegra que campaba por sus anchas en La Zarzuela. La influencia de la reina madre en las niñas sería capital para profesionalizarlas en el mundo royal, ya que Letizia es incapaz de aceptar  que los grandes privilegios de los que disfruta llevan aparejado una serie de deberes. Ella altera a sus anchas y siempre en su conveniencia el protocolo real y da la justificación de que  hay cosas que tienen que cambiar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 05, 2017 9:42 am

Esta es bollera;

muslos insinuantes, excitantes transparencias...pero si la Leti es un bicho palo¡¡¡¡

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 05, 2017 9:46 am

Letizia, malencarada, malvestida y poco profesional en la apertura de la XII legislatura
La autora, letizióloga de MUNDIARIO, disecciona con acidez la indumentaria de la reina y sus hijas y califica de poco profesional su comportamiento en la apertura de las Cortes.

20 de noviembre de 2016 (19:56 h.)
TAGS: LETIZIA DESAFORTUNADA INDUMENTARIA COMPORTAMIENTO MARIA-FIDALGO-CASARES
Letizia, malencarada, malvestida y poco profesional en la apertura de la XII legislatura 1.2k t 0 0 m
FIRMA
María Fidalgo Casares
María Fidalgo Casares

Escritora, investigadora, analista social y crítica de arte, es doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, Colaboradora de prensa y radio. Escribe en MUNDIARIO.

Letizia y sus hijas.
Letizia y sus hijas.
La primera vez que los actuales Reyes presiden la sesión de apertura de las Cortes, y España, en alerta 4, desplegó a más de cuatro mil agentes para velar por su seguridad y de todos los miembros del Congreso. Se antojaba una jornada incómoda por las amenazas de la izquierda radical que por primera vez tenía una gran presencia numérica en la cámara. La compostelana Bescansa había advertido a Letizia en un tweet que sería insultada con sus hijas. El horno no estaba para bollos y parecía lo más lógico que buscara un modelo serio, discreto y austero para pasar lo más desapercibida posible. Pero ni así... Tuvo que dar la nota con su indumentaria y la de las niñas.

PUBLICIDAD

Sin embargo, su afán de starlette desubicada fue lo de menos, porque lo que fue más censurable no fue la elección de su ropaje, sino su comportamiento muy poco profesional.

Todas las miradas del mundo de la moda y del couché estaban esperando el traje de Doña Letizia en su comparecencia como reina en la XII legislatura. Se sabía que esta vez no podía aparecer exhibiendo sus brazos de halterofílica liliputiense. Por la época del año no podía ir a cuerpo gentil, aunque la verdad lo ha hecho con reiteración, y la seriedad del acto impediría su obsesión por el ceñido excesivo y la exhibición de anatomía que ha prodigado desde su coronación, tan impropios no sólo de una reina, sino de cualquier mujer elegante que se precie, como hemos comentado en nuestros exitosos artículos de MUNDIARIO.

¿Qué llevaría? Pues no se esmeró y repitió modelo: lo había llevado ya cuatro veces, entre ellos una fiesta de la Hispanidad. Un abriguito diminuto de tweed imitación Chanel en color azul plomo, cómo no de Varela. Kate Middelton había llevado uno muy parecido y las comparaciones son odiosas como podrán apreciar en las fotos.



kate_middleton_coat_fortnum_mason_visit
Cxd4Dr8XAAAUTr1
upload_2016-11-17_14-18-13
Imágenes de la reina española.


Un abriguito que en su momento nos hizo escribir… “Menos mal.. Pero ah! ¡Qué raro! ¿No le queda demasiado ceñido?. Y cuando se dio la vuelta, vimos algo inaudito… ¡La parte de atrás no era un abrigo, era de una tela distinta, más elástica y fina para que consiguiera ceñir la cintura y poder marcar un exagerado busto por delante y sus nalgas por detrás!… algo que ningún abrigo normal podría hacer por muy a la medida que lo llevase. Era un trampantojo, es decir era un vestido ceñidísimo, casi reventón, y para que pareciera un abrigo sólo la tela de abrigo estaba en la parte delantera, y la de la trasera en surrealista argucia la comprimía de tal manera que parecía que "envasaba su cuerpo al vacío". Al andar se le marcaban las ingles y una antiestética cremallera dividía su espalda.

En esta ocasión el “abrigo” se vio que vislumbraba hasta los omóplatos y no es una exageración como puede comprobarse en las fotos. El de la Middelton, aun siendo algo ajustado era un abrigo de verdad, y claro no ceñía, por lo que era muy elegante y éste, más propio de una starlette.



omoplatos
En esta ocasión el “abrigo” se vio que vislumbraba hasta los omóplatos.


Estaba guapa de cara y no se pasó con el maquillaje, aunque alguien con seso debería decirle que esas pestañas postizas son completamente inapropiadas.

El peinado nada lucido, el pelo muy lamido y poco estructurado con cierto aspecto de desaliño, en un moño como de Bernarda Alba. Los zapatos y el bolso correctos y los pendientes en dos colores de esos joyeros que invitan a su madre en vacaciones a la elitista masía. Por cierto que algunos medios comentaron un moratón que llevaba en la pierna. Curiosamente el moratón era "rectangular", lo que podría apuntar a que no era un moratón accidental, sino producto de algún tratamiento estético de radiofrecuencia o similar. Ella tiesa como una vara, esa postura que aumenta ópticamente su pectoral tipo Afrodita A y que ha hecho que los franceses la apostillen "la baggette".

Los modelos de las niñas

A ella le pudo su afán de ceñirse en lugar de buscar algo más correcto y discreto. y tal vez para contrarrestar su frivolidad, para las niñas eligió –¡Dios mío!– unos trajes muy austeros y holgados de línea campesina. Sin abrigo, en pleno mes de noviembre mesetario. Estaban monas porque las niñas son luciditas, pero toda una bofetada social y protocolaria a un acto que hubiera exigido unos trajes más "vestidos". En la misma línea, Laura Ingalls y la cieguita cuando asistían al oficio dominical con el macizo Michael Landon en la Casa de la Pradera, eran mucho mas elegantes.

El de Leonor se atemperaba un poco por el colorido bermellón, pero el de Sofía, gris rata era directamente de hospiciana de Dickens. El rechamante modelo que luce Leonor en el Museo de Cera –esa imagen que hace parecer angelicales a las niñas de El Resplandor– asemejaba para una recepción en el Buckingham Palace al lado de estos modelos bucólico-pastoriles que les plantó Letizia. Los zapatos demasiado informales, aunque costaban la friolera de 130 euros para ser una simples manoletinas y las medias transparentes de cristal muy poco apropiadas para unas niñas que hubieran debido llevar leotardos que rebajarían lo minifaldero de su metraje. Nada digamos de sus peinados un tanto infantiles. Quizás por su complejo de clase, Letizia suele evitar poner lazos a sus hijas porque los llevaban en Oviedo las "niñas bien", mientras ellas que ella de clase humilde, según se ha publicado, sufría al tener problemas incluso para pagarse la calefacción.



King Felipe-Princess Leonor-Queen Letizia-Princess Sofia-3
Leonor y Sofía se portaron como lo que son, niñas, muy alegres y risueñas.


Una actitud poco profesional

La Reina Letizia, que suele resbalar en asuntos de protocolo, de nuevo volvió a saltárselo, pero esta vez llegando a la grosería.

Desde las 12:00 horas de la mañana, Letizia lució un rostro malencarado. Cuando bajaron del coche, Felipe saluda a Rajoy, ella le da la espalda, Rajoy tuvo que forzar la situación hasta que consiguió que le saludara. Cuando llegó el saludo fue seco. Ella, desatenta y poco profesional con el parapeto de estar pendiente de las niñas con un comportamiento ridículo que rayaba la sobreactuación. Así continuó el trayecto que hicieron andando, el Rey delante saludando a los presentes y al público y ella mirando y aleccionando a sus hijas de forma continuada. La prensa achacó su "seriedad" a los republicanos del hemiciclo. Algo que no es cierto porque ya la traía de casa... y la hemos visto otras veces con ese gesto adusto sin que hubiera un republicano activo por los contornos, como es el caso de los actos militares o recientemente en uno de los actos del Princesa de Asturias.

Alguien tiene que explicarle que una profesional de la representación no se puede permitir el lujo de mostrar su malestar en un acto. Y más cuando goza de innumerables privilegios por ello. ¿Se pagaría a un peso pesado de la imagen por su presencia en un acto si éste tuviera cara de perro?

Su semblante contrariado no cambió cuando hizo su entrada en el hemiciclo. En los discursos de Ana Pastor y Felipe VI en lugar de mostrar respeto e interés, no vislumbró ni un solo gesto de empatía. Altiva y tan molesta que hasta la prensa cortesana e informativa llamó la atención. La única que obvió esta realidad fue Hola, que la describió como "seria y elegante" Ni se alteró cuando el Rey acabó su intervención y la miró en busca de complicidad y de apoyo, sabiendo que el discurso era un difícil trago para su marido, dado el ambiente de la cámara, único en la historia de la democracia reciente. Un discurso en que su marido estuvo espléndido. Como episodio sobrenatural cuando oyó el himno se puso un momento ojiplática. Las fotos así lo evidencian pero nadie se lo explica.

En el besamanos nada varió

En el posterior besamanos la actitud de la Reina no varió. Doña Letizia saludó a los desfilantes con un seco 'buenos días' centrada en que sus hijas lo hicieran bien y saludaran con corrección. Sólo cambio el tono con algunos políticos, entre ellos una socialista catalana"castigada" por votar no a Rajoy.

La reina volvió a exhibir otra falta absoluta de respeto cuando impidió a Sofía terminar de saludar a la última persona y antes de terminar se llevó a las dos.





Descripción de una escena bochornosa

Al concluir el besamanos, la Reina hizo un pequeño corrillo con Leonor y Sofía y las acompañó a sentarse en uno de los sofás del Salón de los Pasos Perdidos, y se produjo una bochornosa escena, de tal calibre que hasta la prensa cortesana ha intentado justificarla con argumentos imposibles, como cierto malestar de la niña Sofía A la niña no le pasaba nada, de hecho fue la primera en levantarse cuando el padre las llama. La Reina presiona a las niñas empujándolas con firmeza por la espalda y las lleva hasta uno de los sofás del Salón de los Pasos Perdidos. Pasa delante del grupo formado por el presidente Rajoy, Ana Pastor y Felipe VI, que pensando que se acercan a ellas, se giran y sonríen, pero ella ni corta de perezosa, los esquiva sin mirarles y en una especie de pirueta hace un hueco para pasar de largo y sentarse en el sofá, ella en medio de las dos. Y el grupo, más educado que ella, tiene que darse la vuelta para no darle la espalda.

Uno de sus amiplín con las personas más importantes del país. Una papeleta para el rey, la presidenta del Congreso, al Presidente del Senado, al presidente del Gobierno que no sabían dónde meterse. A Rajoy se le intuye un gesto de retranca gallega de "cousas veredes". El Rey en dos ocasiones tiene que hacer un movimiento para que se levanten a su esposa y a sus hijas, uno con la cabeza y otro con la mano.Esto no es justificable, ni en protocolo real ni social, es de una pésima educación Si las niñas necesitaban sentarse, debería haberlas acompañado al sofá, hacer un gesto a los presentes significativo al pasar. y ella haberse quedado de pie con el grupo.

En este tipo de actos ya que ella suele resbalar... ¿Por qué no se le impone la presencia de la Reina Sofía? En fin, un capítulo más de una Reina que no aprende y lo peor, no quiere aprender. Cada vez más voces culpan a Felipe que está haciendo un gran papel como monarca constitucional. Sin embargo, eligió una mala compañera de viaje, dado el cargo que ostenta. Pero ya que la elección está hecha debería tomar cartas en el asunto y no permitir faltas de profesionalidad como estas. No se puede consentir una Reina malencarada, malvestida y poco profesional en el solemne acto de apertura de la XII legislatura. Tienen un cargo de representación y no de gobierno y lo tienen que hacer con la máxima corrección que ese es su papel y más en los tiempos que corren. Tiene una disyuntiva, o divorciarse, que es lo que preferirían muchos o abandonar el trono como hizo Eduardo por Wallis Simpson. No sería la primera vez ni la última, porque si espera que Letizia cambie... vamos aviados.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Mrs. Muir el Vie Mayo 05, 2017 9:50 am

Lisensiada-Fonseca-Li-Hao escribió:Esta es bollera;

muslos insinuantes, excitantes transparencias...pero si la Leti es un bicho palo¡¡¡¡

Yo soy miope, así que siempre he pensado que igual era un problema de visión, el mío, cuando se suele afirmar rotundamente que Letizia va marcando mercancía (sic) porque yo no lo he visto nunca por ningún lado. Alguien que debe medir algo menos de 170 y pesar como 45 kilos no tiene curvas ni atributos femeninos para marcar por mucho "wonderbra" que use. Letizia es literalmente un palo de escoba y por tanto es de esas mujeres que se pueden colgar encima cualquier cosa porque le quedará bien. Pero lo dicho, tendré que ajustar las dioptrías de las lentillas u operarme.
avatar
Mrs. Muir
Pollito
Pollito

Mensajes : 229
Fecha de inscripción : 16/03/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por McGurk el Vie Mayo 05, 2017 10:00 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Lisensiada-Fonseca-Li-Hao escribió:Esta es bollera;

muslos insinuantes, excitantes transparencias...pero si la Leti es un bicho palo¡¡¡¡

Yo soy miope, así que siempre he pensado que igual era un problema de visión, el mío, cuando se suele afirmar rotundamente que Letizia va marcando mercancía (sic) porque yo no lo he visto nunca por ningún lado. Alguien que debe medir algo menos de 170 y pesar como 45 kilos no tiene curvas ni atributos femeninos para marcar por mucho "wonderbra" que use. Letizia es literalmente un palo de escoba y por tanto es de esas mujeres que se pueden colgar encima cualquier cosa porque le quedará bien. Pero lo dicho, tendré que ajustar las dioptrías de las lentillas u operarme.

Pues mira, yo ahí no estoy de acuerdo contigo. Las mujeres de talla petite (que es lo que es la Leti) necesitan un patronaje especial porque si no parece que todo les viene grande y eso hace de pobretona, a no ser que vayas vestida muy casual con unos pitillo y una sudadera oversize. Ejemplo: Leti y las mangas de las camisas/blusas, que siempre le quedan fuera de sitio en el hombro y largas en el puño. Por eso a Leti le sientan bien los Hugo Boss y los CH, porque se los deben traer de tallaje japonés y le sientan como un guante: las faldas en su sitio, las americanas bien estructuradas y correctamente armadas en el hombro, etc. Para entendernos, a la Letis hay que "vestirla", darle un poquito de empaque porque físicamente carece de él. Ganaría mucho si decidiese llevar puestos los anillos de pedida y casada, y desde luego, que se deje de vestidos de cabaretera y pantalones gauchos, que le sientan como un tiro.
avatar
McGurk
Cotorrilla
Cotorrilla

Mensajes : 1719
Fecha de inscripción : 16/03/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 05, 2017 10:07 am

A ver, la Leti tiene un cuerpecillo difícil, pero de ahí a ir marcando e insinuando mazzingers y pidiendo guerra que es lo que dice la Fidalga... No he visto una mujer menos provocativa. Si se centraran en su soberbia o antipatía sería otra cosa.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Aurita Arbesú el Vie Mayo 05, 2017 11:53 am

Buuufff, está claro que a esta Fidalgo lo que le van son las señoras con fajabraga. O eso o que tienen la mente tirando a retorcida, porque lo de las insinuacíones, las calenturas de las que habla son una verdadera guarrería.
avatar
Aurita Arbesú
Pollito
Pollito

Mensajes : 483
Fecha de inscripción : 20/03/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Tulipán el Vie Mayo 05, 2017 7:58 pm

ays, la Fidalga, la "periodista" más admirada por las cocretas Letiputa.
De hecho creo que solo se la leía allí. Parece que ha dejado de escribir de Letis.
Un horror de mujer y sus articulos una mierda en vinagre.
Una pena que alguien que "se atreve"a escribir negativamente de la monarquia solo se dedique a controlar si Letis marca tetas o se pone algo para destacar sus partes pertinentes.
o le pone cachonda, todo puede ser.

y no es periodista, es Doctora de Historia y letiziologa scratch

La autora, letizióloga de MUNDIARIO, disecciona con acidez la indumentaria de la reina y sus hijas
avatar
Tulipán
Moderador
Moderador

Mensajes : 1948
Fecha de inscripción : 15/03/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 05, 2017 8:36 pm

Tanto estudio que defiende, para esto? Madre mía, si parece que sea una crónica del Pronto sobre estilismo cutre y centrándose en la atracción sexual. Letizia no me gusta. Tampoco me gustan los estilismo de la mayoría de casas reales, que me parecen yayas pero pienso que tienen un referente marcado y lo siguen. Excepto Dinamarca, Jordania y Mónaco que parece que tienen un referente basado en la elegancia y frescura la primera, la super modelo de la segunda y la libertad total de los Mónaco que se permiten ir como les plazca, el resto los veo muy puretastyle y no pasa nada. Letizia carece de referentes fuertes porque Sofía no ha sido, a mi entender, especialmente elegante. Ya cuando le dio por colgarse todos los abalorios proenergía y aleja yuyus...La cuñada mayor tras su época colorista y torera pues es mucha perla y una trenza y la otra pues es rubia... Hace lo que le place porque en cierta manera es el referente familiar. La señora esta que escribe podría profundizar en otros aspectos, incluso históricos. En fin, nada nuevo bajo el sol.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por corrientes348 el Sáb Mayo 06, 2017 11:06 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Buuufff, está claro que a esta Fidalgo lo que le van son las señoras con fajabraga. O eso o que tienen la mente tirando a retorcida, porque lo de las insinuacíones, las calenturas de las que habla son una verdadera guarrería.


Fajabraga para las demás, a ella le gusta ir apretá de contorno y sueltecita de copas.

corrientes348
Pollito
Pollito

Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 16/03/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Periodistas de ¿prestigio?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.