El humorista gráfico, colaborador de EL PAÍS desde 1995, tenía 76 años