El programa protagonizado por los gemelos Drew y Jonathan Scott es un clásico de Divinity. Y tiene tantos clichés que es para partirse de risa.