Una biografía no autorizada desvela que el príncipe tiene celos de su hijo Guillermo, viaja con su propia cama y con su papel higiénico favorito